La Navidad está a la vuelta de la esquina. Se nos empiezan a acumular celebraciones, cenas y quedadas. Una de estas celebraciones importantes será con la empresa. Y sí, es un momento clave, tanto para los trabajadores, como para la propia empresa. Es una oportunidad para celebrar con nuestros compañeros un año de logros, objetivos cumplidos, ilusiones… es una oportunidad para compartir y celebrar experiencias. Además, puede ser el momento para que la empresa transmita su agradecimiento y las ganas de seguir creciendo juntos hacia los trabajadores.

La última encuesta sobre planes gastronómicos en Navidad, nos indica que un 80% de los encuestados afirma que realizará alguna cena de grupo estas navidades. Estas cenas serán, en su mayoría, de empresa o con amigos.

Tradición, costumbre o simplemente excusa para juntarse con amigos, familia o compañeros de trabajo, lo cierto es que estas cenas de grupo son un clásico de cada Navidad que se sigue manteniendo y consolidando año tras año.

Y a ti… ¿Te da pereza o no te apetece ir este año a ese evento? ¿Te toca organizar la cena de empresa y temes caer en la monotonía de todos los años? Aquí te dejamos unas ideas para que puedas crear momentos divertidos y amenos en esta señalada fecha con tus compañeros de trabajo e introduzcas el espíritu navideño!

Premios de la oficina

¿Alguna anécdota curiosa en la oficina? ¿Un chismorreo divertido? Piensa un poco! El trabajador más moderno, el más optimista, el roba-bolis, Míster corbatas… ¡Puedes hacer una entrega de premios de lo más divertida!

Si lo prefieres, puedes hacer una votación, para que los asistentes participen y decidan quién se lleva el premio! Las risas están aseguradas!

Un amigo invisible diferente

¿Y si no sabes para quién será tu regalo? Se acabó eso de elegir al azar tarjetas y que te toque pensar en qué le gustará al compañero que te ha tocado y qué no… Elige un detalle o haz una manualidad sin saber el destinatario. Enumera todos los regalos y luego reparte los mismos números a los asistentes. El azar hará el resto.

Pero… ¿Y si hacemos que cada persona que quiera su regalo tenga que pasar una prueba? Adivinanzas, pruebas de humor, agilidad o destreza mental pueden hacer que el Amigo Invisible sea mucho más divertido y compartáis un montón de risas.

Concurso de fotos

En las cenas de empresa, hay muchos momentos que hay que inmortalizar, los momentos más divertidos suceden en este tipo de celebraciones. Los movimientos de cadera del jefe, el compañero con la corbata en la cabeza, los bailes raritos de la parejita de contabilidad… 

Puedes sacar partido a estos divertidos momentos creando un Photocall navideño, proporcionando diferentes accesorios, como coronas, cuernos o nariz de reno, sombreros de Papa Noel, largas barbas…

Al final de la cena puedes darle un pequeño detalle a aquella persona o grupo que se haya hecho la fotografía más divertida del evento.

Lip Dub Navideño

Arre Borriquito, Los Peces en el Río, A Belén Pastores… Graba tu canción navideña moviendo los labios como si estuvieses cantando de verdad y si se tratase de un videoclip.

Esta práctica no es sencilla pero es divertidísima y recuerda que necesita de un tiempo de preparación y coordinación. Seguro que con el resultado os partiréis de risa y lo recordaréis todos los años.

Juegos de adivinar

¿A quién no le gustan los juegos de adivinar? Usa la temática que más te guste, películas navideñas, personajes que se identifiquen en estas fechas, objetos…

También podéis jugar al “¿Quién soy?”, con los propios compañeros como miembros a adivinar. Con preguntas de Sí o No, durante la cena, tendrás que adivinar qué compañero eres. Eso sí, no seas muy pillín…

Propósitos de año nuevo

¿Qué sería de la Navidad sin los propósitos de año nuevo? Ponerse metas nuevas es muy importante, y en cuestión de trabajo, también. La cena de empresa es un ambiente idóneo para que surjan nuevas ideas y retos. El ambiente de estos eventos crea un entorno distendido que hace que nazcan proyectos interesantes e imaginativos para el nuevo año.

Las cenas de empresa divertidas y amenas, ayudarán a crear momentos inolvidables y a cohesionar a tus empleados en estas fechas tan señaladas. Si bien es cierto, te dejamos unos pequeños consejos para que no la líes!

  • Olvídate del reloj y del coche en el día clave! No limites la diversión y organízate para no estar preocupado durante el evento.
  • ¡Cuidado con las redes sociales! Está bien tener fotos divertidas para el recuerdo, pero eso no significa que todas ellas puedan exponerse. Recordad que este es un momento privado de vuestra empresa!
  • –Evita temas tabú. La cena de navidad es un momento en el que uno se relaja con los jefes y compañeros y para pasar un rato divertido y ameno, pero no hables de temas que puedan ser foco de discusión o que puedan crear algún tipo de conflicto.

Y… ¡a disfrutar!

Si aun no has encontrado el sitio perfecto para tus cenas o comidas con amigos, ven a Iulia Traducta y te sorprenderemos con unas amplias instalaciones par poner en práctica todo lo planeado y además comer como un auténtico rey.