Las cenas de empresa son un momento muy recordado el resto del año. Chismes y chascarrillos corren como pólvora en los meses posteriores, llegando a ser parte de la mitología de las empresas. En Iulia Traducta lo sabemos, por eso queremos recordarte algunas de las situaciones que deberás evitar a toda costa:

1. Aguantar al pesado de turno

Da igual que seáis muchos o pocos en la empresa: la persona más pesada de la oficina se va a sentar a tu lado en la cena de Navidad. Y aunque creas que este año te vas a librar y vas a tener suerte, no te confíes porque ese compañero o compañera de trabajo que no para de hablar te buscará después de la cena para contarte su vida…

2. Sentarte al lado del jefe

Sólo hay una cosa peor que el hecho de que te toque sentarte al lado de la persona más pesada de la oficina: que tengas que sentarte junto a tus jefes. Te entrarán sudores cuando veas que la única silla que está libre es la que se encuentra al lado de tu jefe. Por eso, lo mejor es esperar a ver dónde se sientan los demás antes de elegir tu sitio.

3. Quedarte sin conversación

Otra de las situaciones embarazosas que puedes vivir en una cena de empresa es darte cuenta de que has agotado los temas de conversación con tus compañeros de mesa demasiado pronto. Por ejemplo, en los entrantes…

4. Gastar más dinero del que pensabas

Las cenas de empresa son muchas veces una encerrona porque terminas gastando más dinero de lo que pensabas. No sabemos por qué, pero la persona que elige el restaurante de la cena de empresa no tiene precisamente problemas para llegar a fin de mes y termina eligiendo un sitio caro.

5. Que no te hagan caso cuando intentas ligar

Las cenas de empresa suelen ser un momento idóneo para ligar con ese o esa compañera de trabajo que tanto te gusta y que, probablemente, tan poco caso te hace cada día en la oficina. Lo peor es que también será muy posible que pase de ti en la cena de empresa…

6. Que intenten ligar contigo cuando no te interesa esa persona

El caso contrario al anterior tampoco deja de ser una situación embarazosa. Es decir, tener que aguantar los intentos de ligoteo de un o una compañera de trabajo en la que no estamos interesados.

7. Amigo invisible

¿Habéis preparado amigo invisible en el trabajo? En ese caso, prepárate para vivir otra situación embarazosa en la cena de empresa si es ahí donde vais a intercambiaros los regalos. Y será embarazosa porque o bien te has pasado con tu regalo o bien te has quedado corto y no sabrás dónde meterte. En ese caso, quien querrá ser invisible serás tú.

8. Arrepentirte de haber bebido tanto

Las situaciones embarazosas en una cena de empresa no terminan esa misma noche, sino que continúan al día siguiente cuando notas los efectos de la resaca y te preguntas por qué habrás bebido tanto la noche anterior…

9. Quedarte con hambre

Los precios de los menús de la cena de empresa no siempre están en consonancia con la calidad y la cantidad de lo que comemos. Especialmente cuando los entrantes son para compartir y nos damos cuenta de que alguien se ha puesto morado mientras nosotros hablábamos con la persona que está a nuestro lado…

10. Ser objeto de las críticas

Después de todas estas situaciones en la cena de empresa, es probable que le veas poco sentido al hecho de ir a la cena. Sin embargo, uno de los peores errores que puedes cometer es no ir a la comida o cena de empresa. Primero, porque perderás la oportunidad de pasártelo bien, que es de lo que se trata. Segundo, porque tus jefes y tus compañeros de trabajo puede que no se tomen bien que faltes. Y tercero porque, si no vas, ya sabes a quién criticarán en la cena de empresa…

Como ves, nada de esto es nuevo para nosotros. Vemos cada año cómo esta situaciones se repiten y en cada encuentro algún despistad@ lo sufre. ¿Serás tú este año?